Cómo evitar 4 siniestros comunes

En el arrendamiento vehicular

Cómo evitar 4 siniestros comunes

Todos queremos reducir costos de operación, y en el negocio flotillero los dos caminos más seguros -en todo sentido- son una mejor gestión en logística, por un lado, y la reducción de la siniestralidad por el otro.

En este post, nos concentramos en la siniestralidad, partiendo de una realidad difícil de conseguir en la práctica: todos los accidentes son evitables, ya sea mediante el mantenimiento, la previsión o la capacidad de reacción del conductor. Observemos los 4 eventos más comunes en las calles:

1. Falla mecánica. Nadie puede adivinar cuándo sufrirá un desperfecto el vehículo, pero los protocolos de seguridad sirven para lo mismo: obedecer fechas de mantenimiento, revisar detalladamente la unidad y probar los sistemas básicos que con frecuencia reducen los siniestros por alguna falla mecánica.

2. Descuido al volante. Las redes sociales están llenas de imágenes de conductores usando el celular, estacionándose en doble fila o rebasando por la derecha. Es decir, exponiendo su vida, la de los demás y a la unidad. Una buena capacitación los ubica en contexto; los convence de realizar su labor rápido, sí, pero sin riesgos innecesarios.

3. Imponderables. “Ese bache no estaba ayer”. Efectivamente, por eso llamamos “imponderables” a estos casos. No se pueden calcular; lo que sí es posible es prevenir mediante una selección de personal prudente, consciente, responsable y reactivo. También son recomendables los cursos de manejo extremo. Es decir, en condiciones de lluvia, tránsito fluido, a alta velocidad y circulación con señalización inapropiada, entre otros factores.

4. Descuido de terceros. Es el imponderable más riesgoso. Es decir, “todos los que manejan alrededor mío y cuyas habilidades e intenciones desconozco”. Una señora puede cruzar tres carriles instintivamente para tomar una salida “porque se acordó que era por ahí” de último momento. Los cursos de alto riesgo y manejo defensivo son la mejor sugerencia; es inversión -nunca un gasto- que representa el 5% de lo que mi empresa perdería en caso de un siniestro que detenga entregas y pare una unidad durante un mes por reparación.

Amigo empresario o profesionista, te invitamos a reflexionar con relación a este tema; tú sabes que la inteligencia de negocios es precisamente eso: la experiencia del pasado aplicada en el presente para un mejor futuro.

En JHLeasing somos profesionales como tú, y los expertos queremos más. Haznos llegar tus comentarios, siempre serán bienvenidos.

Envía tus comentarios